Logo Rain Of Life
Read More

El peligro de las bacterias alimentarias en verano

Las bacterias alimentarias son las culpables de gran parte de enfermedades que se originan por comer alimentos en mal estado o contaminados. Este riesgo se agrava especialmente con la llegada del calor. Las altas temperaturas colaboran en la proliferación de microorganismos en los alimentos que pueden traernos consecuencias muy negativas. En este sentido, la OMS, con motivo del Día Mundial de la Salud el pasado 7 de abril, trató de concienciar acerca de la importancia de mantener una higiene correcta y adecuada en todas las fases que forman parte de la cadena alimentaria.

Read More
Selective focus shot of a thermometer in the beach sand with a blurred background

Las olas de calor y su relación con el cambio climático

Son muchos los lugares en los que se sufre de altas temperaturas durante toda la época estival. De hecho, el calor puede ser realmente extremo durante varios días, semanas o incluso meses. A este fenómeno se le conoce como ola de calor, y tiene consecuencias muy importantes sobre la salud, el clima y el medio ambiente.

Read More

La sequía: un problema global al que atender de forma urgente

En España nos enfrentamos a uno de los tres años hidrológicos más secos desde 1961. Nuestras cosechas sufren los avatares de la falta de agua mientras miramos al cielo y vemos las noticias deseando que, cuanto antes, la climatología nos dé una tregua para recuperar el agua de nuestros embalses. “Hay sequía” es lo que escuchamos cuando se habla de este preocupante tema. Pero ¿sabemos realmente a qué tipo de sequía nos estamos enfrentando?

Tipos de sequía

La sequía se puede definir, de forma general, como una condición natural que se da en una determinada región, ante la ausencia de períodos de lluvia, o cuando estos son muy cortos. Esto provoca un impacto de gran importancia en el hábitat y condiciones climáticas del entorno, llegando incluso a ser incompatible con la vida.

Pero hay una gran variedad de tipos de sequía:

Sequía meteorológica: es la que se genera cuando hay una escasez continuada de precipitaciones. Se origina debido a un comportamiento global del sistema atmosférico, donde influyen tanto factores naturales como los provocados por la acción humana, por ejemplo, la deforestación o el incremento de los gases de efecto invernadero. Este tipo de sequía está vinculada a una región en concreto donde se dan estas circunstancias meteorológicas.

Sequía hidrológica: Es la disminución en las disponibilidades de aguas superficiales y/o subterráneas en un área determinada durante un plazo temporal dado, en comparación con los valores históricos. Esta sequía hidrológica puede provocar la insatisfacción completa de la demanda de agua.

Sequía agrícola: Es el déficit de humedad para satisfacer las necesidades de un cultivo en un lugar y en una época determinada. En los cultivos de secano va ligada a la sequía meteorológica, mientras que en los de regadío está más vinculada a la sequía hidrológica.

Sequía socioeconómica:esla afección de la escasez de agua a las personas y a la actividad económica como consecuencia de cualquiera de los tipos de sequía.

Causas del problema de falta de agua

Aunque entendemos claramente la sequía como un fenómeno asociado al cambio climático y al calentamiento global, lo cierto es que conviene identificar los ciclos de sequía meteorológica con fenómenos recientes. Así, la actual situación de sequía que sufrimos en nuestro país y en otras zonas del planeta, parece estar claramente relacionada con el fenómeno La Niña, un enfriamiento anómalo de las aguas del Océano Pacífico. Es la conclusión a la que llegan expertos como Juan Jesús González, físico, investigador en dinámica atmosférica y portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Según sus propias declaraciones, el actual periodo de sequía al que nos enfrentamos es la consecuencia de un bloqueo anticiclónico que provoca la falta de lluvias sostenidas en el tiempo.

Además, otro claro indicador es la fuerte oscilación térmica que venimos sufriendo al final del invierno. Diferencias térmicas de más de 25ºC entre máxima y mínima que nos han llevado a vivir un “invierno veraniego” en algunos puntos del país.

Otras zonas del mundo también están sufriendo estas consecuencias, incluso de manera más notable que en España. Así, el oeste de EEUU, Latinoamérica y Marruecos, afrontan su peor época de sequía de los últimos 30 años.

El calentamiento global, el responsable último

Pero no nos engañemos. El calentamiento global es, sin duda, el causante de estas alteraciones en la pluviometría y en el incremento térmico del planeta. Esto es una realidad que los expertos responsables del IPCC (Panel Internacional de expertos en Cambio Climático) subrayan en todos sus informes. En ellos indican que de mantenerse los niveles globales de emisión de gases con efecto invernadero, las olas de calor que azotan nuestros países pasarían a ser anuales.

Buena parte de las praderas submarinas podrían desaparecer hacia la mitad de este siglo, llevándose con ellas la rica biodiversidad que albergan. También sufriremos más incendios, pérdidas de cosechas y superficie agrícola. Y por supuesto, el acceso al agua potable a nivel mundial se verá drásticamente afectado. Esto es debido a que el aumento de la demanda sin la renovación de los acuíferos por la sequía podría agotar las reservas de agua en las zonas más pobladas del planeta.

Estos expertos también indican que la situación podría no sería tan devastadora si se cambian drásticamente nuestros hábitos de consumo. Cambios que conduzcan a una importante reducción de la emisión de gases de efecto invernadero.

Read More

La contaminación de los ríos

Somos conscientes de los problemas de contaminación del agua que causan los plásticos que caen al mar. Provienen de diferentes lugares: desechos arrojados en la vía pública, redes de pesca, desperdicios de buques y cargas comerciales…Esos plásticos reducidos a microplásticos, son responsables de la contaminación de los mares y la intoxicación de las especies marinas. Así, cada año, más de un millón de aves y más de 100.000 mamíferos marinos mueren como consecuencia de esa invasión de plásticos en el mar.

Pero hay un problema de similar envergadura que está comenzando a cobrar protagonismo en la preocupación de científicos y biólogos, y es la contaminación por fármacos en el agua de los ríos de todo el mundo.

Un estudio publicado por PNAS sobre 258 ríos en 104 países del mundo muestra que la presencia de contaminantes farmacológicos representa una verdadera amenaza para la salud ambiental y humana en más de una cuarta parte de los lugares analizados.

La exposición ambiental a ingredientes farmacéuticos activos puede tener efectos negativos en la salud de los ecosistemas y los seres humanos, y además representa una amenaza global para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Contaminación de ríos por fármacos

El problema de los antibióticos y fármacos vertidos en los ríos es conocido desde hace una década, aunque algunas regiones como Sudamérica y África no se habían estudiado hasta ahora. El estudio mencionado encontró que el sur de Asia y Sudamérica concentran la mayoría de ríos con una alta contaminación por fármacos alrededor del mundo, encabezando la lista de ríos más contaminados en las ciudades de Lahore (Pakistán), La Paz (Bolivia) y Adís Abeba (Etiopía). En el caso de Europa, el río más contaminado es el Río Manzanares mientras que, en Estados Unidos, la ciudad sureña de Dallas posee las aguas fluviales más contaminadas del país.

Respecto a las sustancias que más se encuentran en las aguas fluviales estudiadas, los anticonvulsivos, antidiabéticos y cafeína son algunos de los protagonistas de esta contaminación.

¿Cómo llegan los fármacos al agua de los ríos?

El vertido de fármacos a las aguas es en parte inevitable, ya que es una consecuencia de nuestro propio consumo. Nuestros riñones trabajan para excretar las sustancias “inservibles” de nuestro organismo. Existen estudios que indican que hasta el 90% del medicamento que tomamos se expulsa intacto con la orina.

Pero no solo los humanos somos responsables de estos hechos; animales de granja, vertidos industriales o fármacos tirados a la basura, también aumentan los niveles farmacológicos de las aguas.

Damiá Barceló, integrante del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y director del Instituto Catalán de Investigaciones del Agua (ICRA), señala que “cerca del 20% de los ciudadanos europeos todavía tira medicamentos al inodoro, en lugar de llevarlos a las farmacias o a los puntos de recogidas de medicamentos caducados”.

Antibióticos y otras medicinas.

El hallazgo de antibióticos en ríos ya era un problema conocido años atrás aunque en este caso, los científicos determinaron que en más del 19% de las regiones analizadas la presencia de estos fármacos era tan alta que podía estimular el desarrollo de bacterias resistentes. Estas bacterias están consideradas por la OMS como una de las principales amenazas contra la salud pública, y que es reconocida como una “pandemia silenciosa” que causó más de un millón de muertes en el mundo en 2019.

Porque evidentemente las aguas que consumimos están sometidas a tratamientos de purificación y potabilización que se encargan de anular la incidencia de esos tóxicos, pero debemos pensar en las especies que viven en esas aguas y que son el indicativo más realista sobre el nivel de salubridad de éstas. Por ejemplo, algas y peces se enfrentan sin remedio a la existencia de esos altos niveles de toxinas perjudiciales para su existencia.

En el caso de los antidepresivos, algunos estudios determinan que los animales marinos pueden llegar a sufrir un deterioro en su salud por la ingesta de estos medicamentos. Giovanni Polverino, ecologista evolutivo de la Universidad de Australia Occidental manifestó recientemente que «los efectos colaterales de los contaminantes psicoactivos en la vida silvestre son cada vez más preocupantes. Los fármacos psicoactivos se dirigen a los receptores del cerebro humano que se conservan evolutivamente en todo el reino animal; por lo que quizás no sea sorprendente que puedan afectar a especies no objetivo». Es decir, que la ingesta de antidepresivos por estas especies puede afectar a su capacidad de socializar, alterar sus patrones de alimentación, rutas migratorias e incluso su apareamiento. Una investigación publicada en 2021 también reveló que los cangrejos de río expuestos a los antidepresivos presentes en las aguas fluviales se convierten en seres mucho más agresivos, se esconden mucho menos y por tanto son más vulnerables frente a sus depredadores. Esto ciertamente incide en la cadena alimentaria y en el ciclo de la vida.

 

Pero, ¿afecta esto al agua que bebemos?

Las Estaciones o Plantas Depuradoras de Agua Potable (EDAR o PTAR), disponen de medios para retirar de las aguas los distintos contaminantes que puedan contener. Para ello, como ya hemos comentado en blogs anteriores, disponen de numerosas “piscinas” por las que va pasando el agua, y en cada una de ellas se va retirando un contaminante al reaccionar con alguna sustancia química que la planta vierte en ella. Sin embargo, la enorme cantidad de contaminantes procedentes de los medicamentos, o contaminantes emergentes (como son denominados en algunos medios) hace muy difícil o casi imposible encontrar reactivos que los eliminen por completo del agua que bebemos.

De esta forma, diversos estudios afirman que las aguas que llegan a los grifos de nuestras casas contienen ciertas cantidades de contaminantes emergentes o medicamentos que no han podido ser eliminados en las estaciones de tratamiento, y que son perjudiciales para la salud. Y esta circunstancia, por lo que se indica, podría ser aún más grave en el futuro.

Sin embargo, el agua obtenida de los generadores atmosféricos Rain of Life es imposible que puedan contener ninguno de estos contaminantes emergentes. Por esta razón, además de muchas otras, es recomendable su consumo para beber y cocinar.

Read More

Aguas Subterráneas: la importancia de su gestión para la sostenibilidad

La diminuta fracción de agua dulce de la que disfrutamos es solo una parte muy pequeña del volumen total de agua de la tierra. Las aguas subterráneas se distribuyen de manera bastante desigual en todo el mundo.

Conoce todas las circunstancias que rodean a las aguas subterráneas.

Read More

Botellas reutilizables: ¿son seguras para la salud?

En los últimos tiempos, el uso de botellas de agua reutilizables se ha generalizado de forma masiva. Esto ha supuesto una gran comodidad para los usuarios, pero también un importante problema medioambiental. La necesidad de la reducción de residuos ha sido uno de los detonantes que ha impulsado su normalización, pero ¿son todas las botellas reutilizables seguras para la salud? A continuación analizaremos algunos los detalles.

Read More

¿Cómo ahorrar agua en casa?: consejos para mejorar

Actualmente todos somos conscientes del enorme problema que supone la escasez de agua. En nuestra vida diaria hay multitud de situaciones en las que podemos mejorar nuestro consumo y así controlar nuestra huella hídrica, uno de los factores fundamentales para combatir esa escasez de agua. Unido a esto, el puro ahorro económico es otro de los factures a tener en cuenta al plantearnos soluciones para disminuir el consumo de agua en casa. Ahorrar agua en casa es una de las preocupaciones a las que nos enfrentamos y por eso en este artículo daremos algunas claves para gastar menos agua en el hogar.

Read More

Entender las etiquetas de las botellas de agua

La información fundamental de cualquier producto que se consume, sea comida o bebida, aparece en el etiquetado. En la etiqueta deben aparecer los datos más relevantes sobre su identificación, descripción y componentes. El agua embotellada también tiene su etiqueta correspondiente, que además de cumplir su función en cuanto a decisión de compra, debe responder a la necesidad de conocer el tipo de producto que se ofrece en el interior de cada botella.

Read More

¿Por qué se utiliza cloro en las aguas y cómo afecta a la salud?

La cloración es uno de los procesos que se llevan a cabo para tratar el agua y tiene como objetivo llevar a cabo una desinfección de todo tipo de bacterias y organismos patógenos. El fin último de estos tratamientos es obtener agua potable que pueda ser consumida por el ser humano sin riesgo para su salud. Pero, ¿existe algún riesgo en el hecho de que este químico tenga presencia en el agua que bebemos? A continuación lo analizamos.

Descargar Catálogo y Tríptico
Rain of Life
Suscríbete para descargar el Catálogo y Tríptico,
con información sobre los
Generadores Atmosféricos de Agua Rain of Life